El pasado 16 de diciembre el Padre Manyanet nos miraba desde el cielo con cariño, emoción y orgullo al vernos celebrar su día por todo lo alto. El Nazaret del cielo nos bendice y nos acompaña y el Nazaret de la tierra la celebra a lo GRANDE.